Maghreb

Maghreb

ARGELIA  –  MARRUECOS  –  TÚNEZ

E l Noroeste de África es un territorio de transición entre el mar Mediterráneo y los grandes desiertos saharianos, que por el sur le separan de las zonas selváticas tropicales del continente. La cordillera del Atlas y sus estribaciones constituyen el espinazo que articula y determina su gran variedad climática y paisajística, así como los modos de vida y costumbres de sus habitantes.

La región estuvo densamente poblada desde la prehistoria, como lo atestiguan los numerosos restos arqueológicos, pinturas y petroglifos que se encuentran dispersos por todo el territorio. Griegos, fenicios y cartagineses pronto establecieron colonias y factorías comerciales a lo largo de sus costas. Pero fueron los romanos quienes —tras la destrucción de Cartago, en el actual Túnez— terminaron por integrar la zona en la cultura de su Imperio donde el Mediterráneo era un mar interior, epicentro de su expansión y desarrollo.

A partir del siglo VIII, la gran marea expansiva del Islam incorpora sus tierras y sus pueblos al Califato. El Mediterráneo pasa de ser vínculo de unión a fractura y frontera entre los reinos cristianos europeos de su orilla norte y el mundo musulmán de su orilla sur africana. Cuando se derrumba el Imperio Otomano que controló la zona durante siglos, las potencias coloniales europeas se reparten el norte de África. Los países que se consolidaron a partir del proceso de descolonización conservan intactos su carácter e identidad musulmanas.

Volver

 

 

El Maghreb

Vanishing World Diversity ©2013